Ir al contenido principal

Destrozando clásicos

 Recordando un viejo blog que tuve, he decidido retomar por una sola vez una mala costumbre de entonces, que era destrozar clásicos. Tengo la Telecaster y el ampli en un trastero, y a mi guitarra española le falta la cuarta cuerda (¡siempre se rompe la cuarta cuerda!), así que opté por darle un saborcillo rítmico a la versión casera, en lugar de melódico. Que Dylan y Hendrix me perdonen, pero aquí no tenemos vergüenza, somos unos sinvergüenzas.

Comentarios


  1. jajaja Alaaa! ¡Vaaaya sorpresa!! ¡¡menudo crack estás hecho!!… nada menos que All along the watchtower…y sin cuarta cuerda!!!.. si la llegas a tener…¡Te sales! Me gusta tu tono de voz y ese manejo en modo caja que tienes con la guitarra …
    Aunque ya sabes que no soy muy de Dylan, me gusta mucho más la versión de Hendrix, tú te pareces mucho más a su voz, incluso a la de Bono de U2 que tv se la he escuchado.
    Mil gracias..¡ vaya regalazo nos has hecho! : )

    PD
    Por cierto… te he escuchado mientras espero para entrar en una vista en el juzgado, seguro que me traes suerte, desde luego sonriente entro : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensándolo ahora, cualquiera diría que la he tocado sin cuarta cuerda como justificación, para evitar críticas. Je, je. Pero no, esa dichosa cuerda es la primera que se le fastidia a todo el mundo, y a mí en particular me dura poco.

      Muchas gracias por tu efusividad, María, y porque te guste mi voz. También me alegro mucho de que te sacara una sonrisa antes de entrar a una vista en el juzgado... Menudo honor :)

      Eliminar
  2. Te ha quedado una versión casi punk, iconoclasta. Teniendo en cuenta la escasez de medios (¡hay que reponer esa cuarta cuerda!), no te ha quedado mal. Además, haces algunos acordes y escalas impensados para esta canción. Y la voz es bastante solvente; me ha sorprendido, porque no recuerdo haberte escuchado cantando.

    De todos modos me da un poco de pena esa Telecaster recluida en un trastero. "Del salón en un ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidada..."

    Saludos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno el uso de ese paréntesis, Rick, como guiño al mío. Sí, toca ir una vez más a comprar esa bendita cuerda. En cuanto a la Telecaster, es verdad que la tengo un poco abandonada, y eso no puede ser. Has tenido que traer a Bécquer para recordármelo.

      Efectivamente, tienes buen oído: hay al menos un acorde totalmente extraño a la canción original o a sus versiones, ese Re que me gusta meter ahí, y aparte escalas propias, sin contar con todas las que le faltan. Pero bueno, es una versión casera y muy a palo seco, pero me gusta darle el toque personal.

      Saludos.

      Eliminar
  3. El día que te
    salga bien,
    entonces ,
    que te
    contrate
    Slipknot .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus buenos deseos, Orlando, pero Slipknot no es lo mío. La verdad es que no veo con una de esas máscaras; debe ser aburrido salir siempre con esto al escenario. Ya puestos... ¿Por qué no The Who? Me conformaría con trabajar de pipa en una de sus giras, a ver si aprendo algo de Townshend, el as de la guitarra rítmica.

      Eliminar
  4. Vaya, eres todo un hombre del renacimiento, le das a la pluma, a la guitarra y a lo que haga falta. Te ha quedado un tema muy apañado. No has pensado en uno de esos programas tipo Operación Triunfo? Ya tienes aquí unos cuantos fans

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chafardero. Sí, ya veo que podría montar un pequeño club de fans. Pues no estaría mal ser un hombre del renacimiento, pero para completarlo todavía me falta práctica con la espada. Porque lo de los duelos tiene su gracia, y más si es por salvar el honor de una bella dama, pero si eso supone convalecencias en el hospital, no sé yo...

      Eliminar
  5. ¡Menuda sorpresa!, desconocía tu faceta guitarrera. Esa versión del mítico tema de Dylan (como muchos otros, prefiero la de Jimi) te ha quedado muy propia, como suele decirse. Yo no tengo ni idea de escalas ni de composición, pero entiendo que ese tono predominantemente acústico y acelerado no le queda mál a la canción. Coincido con Rick en que tiene un saborcito punkarrilla.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por la tardanza, Javier. Te agradezco mucho el comentario, se ha hecho lo que se ha podido; siempre he sido mediocre como guitarrista, pero es un hobby que nunca abandonaré.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Si quieres letra, lee un libro

 ¿Son importantes las letras en las canciones de pop o de rock? Sobre el viejo tema, hay poco que decir: considero a las letras en un plano secundario y, no obstante, ¿quién no prefiere que esa canción que a uno le hace vibrar vaya acompañada también de las palabras adecuadas? Por otro lado, ¿cuáles son las palabras adecuadas? Ni la letra puede ocupar el lugar de la música en la experiencia sonora, ni hay una única música adecuada para cada texto; música y literatura son dos artes distintas, pero pueden complementarse, y por ello una letra contribuye a dar entidad a una canción. Pues bien, a raíz del asunto se me ocurrió publicar una serie de entradas para jugar con la literatura y la música, idea que al final he condensado en una única entrada de blog. Quizá sea que llevo tiempo con ganas de resucitar mi blog de literatura que, como Peret, no está muerto, sino de parranda. Así pues, dejo claro de antemano que se trata solo de un juego, y en clave ligera debe entenderse también el títu

El despertar de la bestia

Hoy quiero reivindicar la primera época de Iron Maiden, por lo general bastante olvidada en relación a lo que vino después. Y es que, para el fan tradicional de la Doncella, no cabe el debate: lo mejor llega con Bruce Dickinson y se va con Bruce Dickinson; así, los años dorados del grupo comienzan con 'The number of the Beast'' (1982) y terminan con la salida del segundo vocalista tras 'Fear of the dark' (1992), aunque podemos acotar aún más el rango y cerrar la etapa clásica con el abandono del guitarrista Adrian Smith a finales de los ochenta. Tanto Dickinson como Smith volverían a la banda a finales de los noventa, para regocijo de los fans. Así, a pesar de haber contado con tres vocalistas en su haber, la esencia de los Maiden ha quedado ligada a la voz de Dickinson, y los discos más celebrados, esos que ocupan gran parte del setlist de los conciertos, son los de los primeros álbumes con Bruce al micrófono. Ahora bien, ¿son aquellos los mejores discos? Como no t

En el camino otra vez

Al hilo del meritorio trabajo de Jimmy McDonough, hablábamos del género de las biografías de músicos y bandas; decía que ni el estilo ni la importancia objetiva del grupo objeto de estudio tienen por qué ir de la mano del valor de una obra del ramo. Por mi mente pasaron varios de los ejemplos que he disfrutado, tanto en los últimos tiempos como hará más de una década, parándome a pensar en mis propios sesgos e intereses. ¿Por qué se me atragantó este año 'La era Stone' (2023), la última publicación de Lesley-Ann Jones, que antaño biografiara a Bowie, hasta el punto de venderlo sin haberlo terminado de leer? ¿Por qué sentí tanto rechazo en su momento a 'Life', la autobiografía de Keith Richards, a pesar de contener tantas jugosas anécdotas referidas al plano musical? A veces es el biografiado, objeto de nuestras filias o fobias particulares; otras el enfoque, centrado en aspectos que nos interesan más o menos; luego está la calidad intrínseca del trabajo, ese valor incon