Ir al contenido principal

Entradas

Destrozando clásicos

 Recordando un viejo blog que tuve, he decidido retomar por una sola vez una mala costumbre de entonces, que era destrozar clásicos. Tengo la Telecaster y el ampli en un trastero, y a mi guitarra española le falta la cuarta cuerda (¡siempre se rompe la cuarta cuerda!), así que opté por darle un saborcillo rítmico a la versión casera, en lugar de melódico. Que Dylan y Hendrix me perdonen, pero aquí no tenemos vergüenza, somos unos sinvergüenzas.
Entradas recientes

Fun House, la quinta esencia

  'Cuando The Stooges, el primer disco, salió al mercado, en agosto de 1969, me reuní con la gente de mi promoción. Escucharon a Iggy y dijeron, 'Esto no son los Doors, no son Love, no es Judy Collins, no es Tom Paxton, ¿qué demonios es esto? ¡No es más que ruido! Yo dije, 'Pero tiene sentido. Es vendible. ¿No entiendes lo que está haciendo con el rock&roll? Era difícil vender a Iggy. La gente no entendía al grupo' . ( Steve Harris, de Elektra Records ) 'Con el primer disco no conseguimos un reconocimiento inmediato, y las ventas no iban nada bien. Pero teníamos contrato por tres años y Elektra decidió que grabáramos el segundo disco en sus estudios de Los Angeles. En Fun House, nuestro segundo álbum, intentamos recuperar el sonido que tenía el grupo antes de grabar el primero. Era una forma más libre, más improvisada, y añadimos al saxofonista Steve MacKay. Básicamente, era un disco en directo grabado en estudio '. ( Scott Asheton ) ' En abril o mayo de

No temas a la guadaña...

  La historia de siempre, chico conoce chica... No, perdón, la otra historia de siempre: joder con los Blue Öyster Cult, antes molaban pero ahora se han vendido... Pero si fue para sacar un temazo como (Don't fear) The Reaper , bienvenido sea el cambio. Magnífico juego de voces en este clásico atemporal del pop rock. Que lo disfruten.

El despertar de la bestia

Hoy quiero reivindicar la primera época de Iron Maiden, por lo general bastante olvidada en relación a lo que vino después. Y es que, para el fan tradicional de la Doncella, no cabe el debate: lo mejor llega con Bruce Dickinson y se va con Bruce Dickinson; así, los años dorados del grupo comienzan con 'The number of the Beast'' (1982) y terminan con la salida del segundo vocalista tras 'Fear of the dark' (1992), aunque podemos acotar aún más el rango y cerrar la etapa clásica con el abandono del guitarrista Adrian Smith a finales de los ochenta. Tanto Dickinson como Smith volverían a la banda a finales de los noventa, para regocijo de los fans. Así, a pesar de haber contado con tres vocalistas en su haber, la esencia de los Maiden ha quedado ligada a la voz de Dickinson, y los discos más celebrados, esos que ocupan gran parte del setlist de los conciertos, son los de los primeros álbumes con Bruce al micrófono. Ahora bien, ¿son aquellos los mejores discos? Como no t

Semana otoñal (7)

  ' Whenever I get to feel this way (Cada vez que empiezo a sentirme así) try to find new words to say (intento encontrar palabras nuevas que decir) I think about the bad old days (Pienso en los días malos del pasado) We used to know (...que solíamos conocer)' Jethro Tull (1969) We used to know. Stand up . Island Records.

Semana otoñal (6)

El inmenso puerto de Gotemburgo se abre al estrecho de Kattegat; no he tenido la suerte de estar allí, pero sí en Hamburgo, cuyo puerto sorprende al turista por su enormidad, así que puedo hacerme una idea. Suecia es más oscuro que Alemania, y eso también se nota en su música. En su momento, solo relacionaba a Gotemburgo con In Flames y otras bandas del ramo. Hay muchas influencias en In Flames, desde el heavy metal británico hasta algunas composiciones clásicas del viejo continente, donde prima más la melodía que el ritmo, todo ello atravesado por la voz gutural propia del death metal. En suma, la escena del oscuro Gotemburgo entre los años noventa y primera década del 2000 era death metal melódico.  Por todo ello, me sorprendió descubrir, en la casa del Paseante , a un grupo de Gotemburgo que evolucionó en paralelo, pero con absoluta independencia de esa escena. The Soundtrack of Our Lives beben del rock y del pop clásico, sobre todo de influencia británica, aunque también americana.

Semana otoñal (5)

  A punto ya de publicar, habiendo incluido la imagen y el archivo reproductor de audio, acabo de darme cuenta de que, con esta entrada, ya llevo cuatro seguidas dedicadas a músicos angelinos o que han producido en Los Ángeles. De antemano, nunca hubiera relacionado esa ciudad con el otoño, pero son cosas del directo. No ha sido intencionado.  No le he dado muchas vueltas a la hora de escoger este tema de Ty Segall, pues fue la canción con la que descubrí al prolífico músico, a través de la radio. En general, 'Manipulator' es recomendable, pero solo 'The singer' cabría en esta serie de entradas, que sabe diferenciarse como una joyita que brilla por su magia a fuego lento y sus finos arreglos; hasta el bronco solo de guitarra parece haber sido tocado por la gracia.  Ty Segall (2014) The singer. Manipulator . Drag City.