Ir al contenido principal

1964

¿De qué iba esto? Ah, sí... Estamos en 1964. Buscando algo notorio sobre esta fecha, leo que fue el año en el que hubo más nacimientos en España. Parece que el baby-boom español tuvo su pico en el sesenta y cuatro. Además del crecimiento económico, que conoció en estos años la mayor subida, ¿tendría que ver alguna canción de baile agarrado publicada el año anterior? Quién sabe. Si hay algún lector o lectora nacida en el sesenta y cuatro, que sepa que pertenece a la quinta ganadora. Premio. Pero me dejo de rollos y comenzamos, ahora sí, con la selección, porque les aseguro que hoy les dejo una lista muy jugosa. Puede que les falten canciones, pero no creo que les sobre ninguna. Y si así fuese, pueden usar los comentarios como hoja de reclamaciones.

Recuerden lo que apunté en la primera entrada: el orden de numeración subjetiva es solo para darle más gracia a la entrada. De publicar esto otro día, seguramente sería algo distinto, así que no se lo tomen demasiado en serio, porque no aporta absolutamente nada.



Un LP: 'A hard day's night'.

Sí, señoras y señores, otra vez un disco de los Beatles, mi preferido hasta la llegada del 'Rubber Soul', sin desmerecer el cancionero de 'Help'. De 'A hard day's night' se recuerda siempre que fue el primer álbum compuesto únicamente por piezas originales de los Beatles, incluyendo varios éxitos publicados también en single, así como que la autoría de Lennon pesa especialmente. Además del tema que da título al álbum o la famosa 'Can't buy my love', puedo destacar interesantes piezas como la controvertida 'You can't do that', la oscura 'Things we said today', 'I'll be back' o las baladas 'If I fell' o 'And I love her'. Y me dejaré otras, seguro, porque ya me dirán si es fácil escoger dado el magnífico repertorio que esta gente publicó durante aquellos años. 

Cuesta imaginárselo... Año sesenta y cuatro, conciertos, giras y películas, el 'boom' de la beatlemanía, así como el comienzo de la Invasión Británica. ¿Recuerdan lo del Día-D en las playas de Normandía? En el sesenta y cuatro sucedió lo mismo cuando, tras los Beatles, un grupo británico tras otro fue aterrizando en el mercado americano. Que tiemble el tío Sam. 



Me tomo una licencia...

...para recordar que una de las líneas de guitarra más famosas de la década fue la compuesta por el británico John Barry para 'Dr. No', primera de la serie de películas dedicadas al agente 007. El 'reverb' usado en la original muestra influencias de la guitarra surf, que sonorizaba aquellos años. Y bendita sea. Desde entonces fue costumbre actualizar la banda sonora de cada cinta de James Bond, lo cual nos ha dejado algunas versiones e interpretaciones de gran interés, como por ejemplo el tema 'Goldfinger' de 1964, en cuya versión cantada trabajó Shirley Bassey, que permaneció en versiones posteriores. En los distintos James Bond cinematográficos, música y personaje están integrados como un todo. De hecho, sin que me tiemble el pulso les diré que eso es casi lo mejor que nos ha dejado el personaje de Bond en el cine: su música. 


Pequeña selección de 1964:


9. Where Did Our Love Go. The Supremes.

No me extraña en absoluto que este tema fuera un éxito sin paliativos en el sesenta y cuatro, pues no ha envejecido un ápice a la hora de transmitir emoción. Las Supremes marcan un sensual juego de voces, pero bien podría versionarse en el futuro, una vez más, aunque ya se haya hecho, por alguien competente con una honrada producción detrás, y volverá a ser un éxito. Como solo sucede con las mejores canciones del soul. 



8. Eight days a week. The Beatles.

Para escoger esta canción de los Beatles solo me ha faltado lanzar unos dados al aire porque, la verdad, podríamos haber escogido en su lugar unos cuantos temas del sesenta y cuatro. Pero como ya hemos destacado el álbum 'A hard day's night', hoy os traigo un tema del siguiente disco, publicado ese mismo año, 'Beatles for Sale'. 'Eight days a week' es una canción con fuerza y melodía contagiosa, por no hablar de su brillante comienzo. ¿Y qué me dicen del vídeo que les dejo? Tiene que ser emocionante vivir esa vorágine, aunque también terrible y cansado. Por eso nos creemos a John Lennon cuando confesó cuál era el significado escondido de 'Help!'. 


7. Flamenco. Los Brincos.

Quiero honrar a los Brincos porque, aun surgiendo en ese extrarradio del continente que era por aquel entonces la piel de toro, supieron mezclar los sonidos españoles con el pop británico, y lo supieron hacer muy bien. Por lo poco que ha envejecido a diferencia de otras canciones o artistas españoles de la época, y por lo cercana que me resulta, les invito a volver a disfrutar de la canción. Se decía de los Brincos que solo eran una mala copia de los Beatles; no pretendo entrar en comparaciones, pero si hablamos de copias... ¿No fueron entonces copias de otros también los Rolling o los Animals? Y es que a veces somos más duros con lo nuestro que con lo que hacen allende los mares. 


6. The Witch. The Sonics.

Dicen que hay una chica nueva en la ciudad, pero debes tener cuidado con ella, porque es mala como un demonio; dicen que es una bruja... Así como los Kinks desde Inglaterra, en Estados Unidos había nacido una banda que, sin saberlo, estaba destinada a ser precursora de los sonidos duros. No dieron mucho más de sí en años posteriores y terminaron por separarse, pero desde la costa oeste, el rock garajero tuvo en los Sonics una de sus primeras banderas. Su primer álbum largo llegaría en el sesenta y cinco, aunque un año antes ya hicieron sus pinitos con uno de sus temas estrella, 'The Witch'. En lugar de colgar la versión de estudio, les dejo un concierto de 2016. Los Sonics están mayores, pero demuestran que quien tuvo, retuvo. Disfrútenla, porque lo merece.

5. Don't Let Me Be Misunderstood. Nina Simone.

Leo algo sobre la dura vida de Nina Simone mientras escucho este tema, que conocí en su día a través de la versión de The Animals, supongo que como la mayoría de mortales. Apenas he escuchado unas pocas piezas famosas de esta cantante y, la verdad, prefiero no hacer los deberes para esta entrada. Podría escribir aquí algunas generalidades, pero me basta dejar esta canción. He querido incluirla por lo mucho que emociona esa voz densa de sentir quejumbroso.


4. You Really Got Me.

Considero este hit como una de las canciones más importantes del año sesenta y cuatro. ¿Por qué? Porque los Kinks estaban innovando e influyendo tremendamente en el futuro del rock al marcarse unos riffs tan agresivos en sendos temas radiofónicos. Si no me engaña la memoria, siendo un chaval llegué a pensar en serio que la palabra 'quinqui' que usábamos en España podía provenir de los Kinks, de quienes conocía 'You really got me'. Por supuesto, no tenía noticia por aquel entonces de lo que era un quincallero. 


3. The house of the Rising Sun. The Animals.

Les traigo ahora la magnífica versión que dio a conocer a una de las primeras bandas de invasores británicos que llegaron a suelo americano, cual vikingos navegando drakkars. The Animals, y quizá en especial Eric Burdon, como se demostró después, eran fanáticos de la música negra estadounidense, pero el tema que aquí versionan no tiene un color definido; se hunde en las profundidades de la historia, hasta la oscuridad de unos orígenes inciertos. Es un tema folk fascinante, que con bastante seguridad surgió de unas primeras versiones femeninas. ¿Era la casa del sol naciente un burdel, y la canción una advertencia a las chiquillas de otra época? Así la versionó Bob Dylan en el sesenta y dos, aunque The Animals cambiaron el 'poor girl' por 'poor boy', siendo el destino del protagonista, en esta ocasión, el de un desarrapado enfangado por la adicción al juego. 


2. I get around. The Beach Boys.

Hete aquí mi canción preferida de los Beach Boys, un tema refrescante y de composición perfecta en la aparente sencillez del pop. Al loro con su armonía melódica a través de juegos corales, todo en un remolino catártico de... Vale, vale, me dejo de tonterías. Hablamos de los primeros Beach Boys, lo cual es hablar de verano, brisa marina y fiesta sin preocupaciones. Una canción muy muy buena, por la que no pasa el tiempo. No hace falta decir más. Disfrútenla.


1. Oh, Pretty Woman. Roy Orbison.

Hoy el premio se lo concedo a una de las piezas maestras de Roy Orbison, que de nuevo viene a visitarnos. Comienza la guitarra anticipando el  famosísimo riff de 'Oh, Pretty woman', y luego llega esa voz única, irrepetible, perfecta para la melodía y sus cambios de tono. Al igual que en la anterior entrada, les dejo una interpretación moderna, realizada en un directo en el que participaron otros músicos y amigos. El concierto A Black & White Night Live se grabó en 1987 y se editó y publicó poco después de la muerte de Orbison, en diciembre de 1988.

Espero que les haya gustado la selección, o al menos parte de ella. Dejen si quieren sus comentarios, quejas y reclamaciones, y anímense a proponer su propia selección musical de 1964.

Comentarios

  1. Saludos en tu nuevo y sonoro blog.
    Yo soy del 64, no sabía que fue un año de tanta natalidad, se debería a los muchos cortes de luz que hubo en la época?
    Me gusta tu selección. Las únicas pegas serían Goldfinger, que siempre me ha parecido un tostón sea versión instrumental o con letra, y el número 1, que para mí serían Beach Boys. Pero ya sabes, cada cual tiene su debilidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! ¿Así que del sesenta y cuatro? La generación con más nacimientos en nuestros lares... Tu hipótesis también es plausible.

      Según el día, podría intercambiar los tres primeros puestos de esta selección. 'I get around' es un temazo, sí señor.

      Eliminar
  2. La selección que nos traes, como toda selección personal, coincidirá más o menos con los gustos de la audiencia. Hay dos muy claras que no creo que nadie discuta: «Oh, Pretty Woman» y «House of the Rising Sun». Y está también el montón de canciones de los Beatles que en aquel tiempo parecían tener una máquina de producir cancioncillas de fácil asimilación. Las mejores estaban por venir: las de «Rubber Soul» y «Revolver». Como siempre, son sólo opiniones. Creo que después debieron pensar algo parecido a "somos The Beatles y podemos vender cualquier cosa que hagamos". Y fue el principio del fin. Otra opinión.

    Aquí van unas cuantas que se me ocurren. He tenido que verificar otra vez que son de 1964. Ni son las mejores ni las más vendidas, pero sí creo que son muy de su momento. Excluyo las que ya has mencionado, por no ser repetitivo.

    Simon & Garfunkel - The Sound of Silence
    Petula Clark - Downtown
    Astrud Gilberto - The Girl from Ipanema
    Bob Dylan - The Times They Are A'Changin'

    Finalmente, y para acojonar a la concurrencia, algo totalmente de 1964, producto genuino del llamado "Clan de los Armenios" (Aznavourian, Garvarentz, Vartanian):

    Sylvie Vartan - La plus belle pour aller danser

    Saludos y gracias por traernos buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu interesante aportación, Entangled, que entre otras cosas me recuerda que en aquellos años (y posteriores) en nuestro país se escuchaba mucha música francesa. Yo soy bastante ignorante con respecto a ese material, y ahí se nota la brecha generacional: la señorita Vartan ni me sonaba... Cambiando de tercio, tampoco conocía a Astrud Gilberto, como a ningún artista de su género.

      Me recuerdas también que 'The sound of silence' es del 64. Una canción que habría incluido sin dudar de haberla recordado, porque por alguna razón pensaba que era un par de años posterior. Tuve la suerte de conocer las clásicas de Simon y Garfunkel desde crío. Pocos folkies y cantautores eran tan musicales.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Comienzas fuerte, más allá de las disquisiciones sobre el nombre. Gran año el 64, aunque yo pensaba que el año con más nacimientos fue el 65. Conozco a mucha gente del 65 es sorprendente y hasta Boris Izaguirre escribió un libro sobre el tema.
    Adoro ese maravillosa entrada de James Bond que efectivamente tiene muchas connotaciones con las guitarras surferas.
    He visto muchas listas de éxitos en Youtube, aunque cualquiera será discutible.
    Mucha suerte con el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me enteré del dato sobre el pico de los nacimientos preparando la entrada, porque pensaba que el pico andaría quizá unos años antes. El 65 también fue un buen año (663.551 nacidos), pero el 64 se lleva el premio (694.625 nacidos).

      La entrada del clásico de James Bond sigue funcionando como el primer día. En general no me gusta la saga de películas, y concuerdo con Rick en que las primeras han envejecido fatal, pero para mí hay excepciones como ''Casino Royale'' (2006), la primera de Daniel Craig, que supieron actualizar la fórmula, y cómo no, qué menos que incluir el tema original en el momento adecuado.

      Gracias, Doctor. Un saludo.

      Eliminar
  4. Vaya, no sabía que el pico del baby boom había sido justo en el 64. Da la casualidad de que también en ese año el ínclito Fraga Iribarne se sacó de la manga el eslogan turístico aquel de “España es diferente”. Ya ves….

    Del disco que has seleccionado de los Beatles mi preferida es “Things we said today”, sin duda alguna. Y coincido más o menos con tu apreciación sobre las bandas sonoras del agente 007: tanto esa saga como algunas otras películas de esa época están influenciadas por el estilo surf, y eso siempre puntúa. Luego ya las películas en sí… creo que el tiempo les ha pasado por encima; las veo ahora y me resultan bastante infantiles. No han envejecido bien.

    Un inciso para el señor Entangled: gracias por recordarme a la bella Sylvie. Si es aceptable aquí el concepto “a toro pasado”, añado “El ritmo de la lluvia” a mi lista del 63. Y gracias por traer también a doña Petula Clark: “Downtown” es un prodigio de ingeniería. Entre él y tú ya habéis citado al menos la mitad de las grandes canciones de ese año, así que vamos con otras cuantas:

    The Hollies: When I’m not there
    The Artwoods: Sweet Mary
    Lulu and The Luvvers: Shout
    Solomon Burke: Everybody needs somebody
    Sam Cooke: Shake
    The Surfaris: Dune buggy
    The Marvelettes: Too many fish in the sea
    The Velvelettes: Needle in a haystack

    Me gustaría saber cómo funciona el truquillo ese de asociar vídeos de Youtube al texto. Soy un poco cazurro y ese tipo de cosas se me da malamente.

    Dos dudas: si vas a razón de una entrada por año, en treinta o cuarenta entradas liquidas el blog. Tendrás un plan B, supongo. Y en relación con esto: a partir del 65 la cantidad de canciones –por no hablar de Lps completos- comienza a hacerse enorme. Haría falta una docena al menos de lectores que elaborasen sus listas para cubrir cada año decentemente. ¿Hay también plan B para eso?


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que 'Things we said today' es muy buena, y destaca por sus armonías en tonos menores frente a los hits usuales de los Beatles.

      Por supuesto que aquí es de recibo traer temas ''a toro pasado'', y valga la metáfora taurina. 'Downtown' sí la conocía, aunque no sé nada de la artista que la canta, Petula Clark. En cuanto a tu aportación, que de nuevo te agradezco, creo que esta vez conocía solo dos canciones de las ocho que dejas: 'Shake', de Sam Cooke, y 'Everybody needs somebody', que yo relacionaba solo con los Blues Brothers.

      Aquí quedan apuntadas todas para ir hincando el diente. La surfera de Surfaris - el nombre de la agrupación ya lo dice todo - está bien, aunque prefiera 'Bombora' de los Atlantics, que dejaste en la selección del 63. Y esa tal Lulu... ''Shout'' me ha enganchado a la primera, tanto la canción como la voz de la cantante.

      Sobre las dudas... Mi idea es simultanear otras entradas musicales que me apetezca hacer, aunque traten de música anterior al año correspondiente en esta serie. Por lo tanto, no me preocupa tanto que avance rápido. Ahora bien, lo segundo que planteas sí lo veo como un problema que estaba postergando. Para no elaborar entradas pantagruélicas ni selecciones mínimas de nulo interés, mi idea era aliviar el asunto con la selección de discos, aparte de canciones, pero creo que será más fácil dedicar un par de entradas a cubrir los posteriores años. Ya veré si lo hago solo con algunos o con todos.

      Eliminar
    2. Yo tampoco sabía añadir enlaces en los comentarios de blog, así que he trasteado en Google y tras varios intentos fallidos...

      Shout

      Se trata de añadir un sencillo código. Dejo aquí el enlace a un blog que lo explica bien.

      A la hora de pegar el enlace que queramos al código, he comprobado que es necesario eliminar la ''s'' del ''https'' de la url, porque si no, no funciona: supongo que la página está protegida. Que alguien me corrija si hay un modo más directo.

      Eliminar
    3. A ver si hay suerte:

      Más Lulu

      Sí, la cosa es facilita hasta para un cenutrio como yo. Gracias a ti y al señor Entangled, que también se ha ofrecido.

      Eliminar
    4. Yo tampoco me manejo bien con la edición, o de manera muy justa. Esta segunda canción que dejas de Lulu también se deja escuchar bien.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

British 65

  Pónganse los auriculares, cierren los ojos y viajen al pasado una vez más: están a punto de cruzar el ecuador de los sesenta, como César cruzó el Rubicón. Las décadas anteriores conocieron nuevos géneros como el  rhythm and blues, el rock'n roll y el soul, por no hablar de la evolución del jazz, lo que hace de los cincuenta otra época interesante; no en vano, las estrecheces de la posguerra habían contribuido a cambiar el panorama de la música popular, y las limitaciones impulsan la creatividad. Pero, ¡ay, amigo! El experimento de los sesenta fue un paso más allá, y no exageraríamos si afirmamos que, en unos pocos años, ese pequeño paso para el hombre supuso un gran salto para la humanidad o, dejando las frases grandilocuentes para los astronautas del Apolo XI, ha habido un antes y un después en la industria musical, en particular si pensamos en la segunda mitad de la década. Sigue sorprendiéndome lo acelerado de aquellos años. ¿Qué pasó exactamente? Pues muchas cosas, un sinfín

British 66

En el año 1966, el concepto de Swinging London estaba del todo establecido. Como centro neurálgico de varios mercados juveniles, Londres exportó una imagen de modernidad, con sus discotecas  cool y las tiendas de Carnaby Street que imponían qué calzado, qué pantalones o qué peinado debía llevarse para estar a la última. Por mis palabras pueden entrever que esto me repele un poco, más que nada cuando explota nuestros instintos gregarios. En suma, soy un aguafiestas, un aburrido...  El caso es que también cabe una mirada más luminosa al periodo: el impulso del mercado juvenil también facilitó que aflorasen diferentes expresiones creativas. Entre otras cosas, se espoleó a la industria musical, y por eso los años del Swinging produjeron aquella música tan maravillosa. Por ella puedo perdonarle sus estrellatos, los tabloides sensacionalistas y los rizados y permanentes que Eric Clapton se imponía religiosamente en la peluquería cada pocos meses. A pesar del exceso de superficialidad, a nive